La economía española registró una caída sin precedentes en el segundo trimestre del año, un 18,5% respecto al trimestre anterior. La bajada en el primer trimestre había sido de un 5,2%. Tras sumar dos trimestres consecutivos de descensos del PIB, España entra en recesión técnica.

En términos interanuales, el bajón fue de un 22,1%.

Es el mayor descenso de la serie histórica, que se inicia en 1970.

Por sectores, solo creció la producción de la agricultura, ganadería, silvicultura y pesca, un 4,4%, además de las actividades financieras y de seguros (3,4%).

Transporte y hostelería obtuvieron el peor resultado, con una caída del 40,4%.