El alcalde de Las Palmas de Gran Canaria, Augusto Hidalgo, ha asegurado que el Ayuntamiento ha reducido un 65% en 18 meses la deuda con las entidades bancarias, cuando el Tripartito entró a gobernar.

Hidalgo explicó que la reducción ha sido posible porque los funcionarios del Ayuntamiento encontraron un resquicio en la Ley de Estabilidad Presupuestaria, impuesta en 2012 por el Gobierno Central para ajustar el gasto de las administraciones públicas para resolver la crisis económica, y por el que se podía disponer de los fondos para invertir en la ciudad sin vulnerar el techo de gasto.

Antes de esa operación, ya se había ejecutado una amortización de 27,7 millones de la deuda, lo que sumado a esta solución, han logrado reducir la deuda del Ayuntamiento a un 65%, quedando 47 millones de euros por liquidar.