El Gobierno de Canarias admite desconocer el futuro del impuesto sobre el tráfico de empresas (ITE), la única fuente de financiación del Fondo de Desarrollo de Canarias (Fdcan), proyectado a diez años.

No se sabe qué pasará con los 160 millones de euros anuales de la supresión por parte del Estado del ITE cuando se reforme el sistema de financiación autonómica. El ITE está dentro de los impuestos del sistema de financiación y, por lo tanto, vinculado directamente a financiar los servicios públicos esenciales.

El Gobierno autonómico decidió destinar esos 160 millones anuales al Fondo de Desarrollo de Canarias (Fdcan), gran parte de los cuales está comprometido con las corporaciones locales para los próximos diez años.