La segunda reunión entre Fomento y los estibadores terminó ayer martes sin acuerdo. El Gobierno sigue adelante en su idea de aprobar el viernes por decreto la liberalización de la estiba. De ser así, la huelga se hará.

Los estibadores acudieron a la reunión con varias propuestas que el Gobierno rechazó. El ejecutivo defendió su Real Decreto como el único texto válido que cumple con las exigencias de la Comisión Europea para acometer la liberalización del sector. Cualquier otra cosa supondría un incumplimiento.

Tras la ruptura de la negociación, el Gobierno aprobará el viernes en el consejo de ministros su decreto y los estibadores seguirán adelante con la huelga convocada para los días 20, 22 y 24.

Los trabajadores dejan una última puerta abierta, solicitando a Fomento que no lleve el decreto ley al Consejo de Ministros del viernes y que anuncien una mesa de diálogo de verdad, para así retirar los paros.