El presidente del Cabildo de Gran Canaria, Antonio Morales, prevé que la quiebra de Thomas Cook restará a la isla 13.000 turistas este invierno, el 7% del total previsto para la temporada que comienza en octubre.

Además, también se verán especialmente afectados algunos hoteles que operaban casi en su totalidad con este turoperador.

Thomas Cook no solo operaba en Gran Canaria con turistas británicos, sino también con escandinavos y alemanes, por lo que la afectación del mercado es aún mayor.

El presidente grancanario ha planteado a la patronal hotelera de Las Palmas la posibilidad de convocar una cumbre del sector para analizar alternativas que puedan minimizar los daños.