Las universidades canarias presentaron un proyecto que permitiría dar trabajo a unos 1.000 titulados al año. El plan tiene un coste superior a los seis millones de euros, que podrían ser financiados con fondos del antiguo Impuesto General de Tráfico de Empresas (IGTE).

El presidente del Ejecutivo regional, Fernando Clavijo, afirmó que este plan de empleo tiene “todos los beneplácitos”, pues se evita que la sociedad invierta en formar a los jóvenes para que se marchen a trabajar fuera y se daría más competitividad a las empresas, puesto que podrían contar con trabajadores muy formados y con otra perspectiva.

El proyecto se ha diseñado conjuntamente entre la Universidad de La Laguna y la de Las Palmas de Gran Canaria, elaborado en reuniones técnicas por distintos vicerrectorados de ambas instituciones. Las dos universidades trabajarían directamente con el Servicio Canario de Empleo (SCS), ya que el objetivo no es solo reducir la tasa de desempleo, sino también transformar el tejido productivo canario.

El plan, que podría empezar a implementarse en 2016, incluye un programa de prácticas y becas, en colaboración con empresas y entidades del Archipiélago.