El Gobierno de Canarias y seis de los siete cabildos suscribieron ayer el compromiso para poner en marcha un plan de desarrollo económico hasta el año 2025 financiado con los fondos procedentes del extinto IGTE.

El Cabildo de Gran Canaria no se sumó a este acuerdo, aunque el presidente del Ejecutivo regional, Fernando Clavijo, aseguró que todos los firmantes van a “luchar” para que se incorpore.

El plan, dirigido a estimular la economía a través de la ejecución de infraestructuras, actividades de I+D y políticas activas de empleo, se llenará de contenido cuando la Federación Canaria de Islas (Fecai) concrete junto a la Federación Canaria de Municipios (Fecam) los proyectos que se llevarán a cabo.

El acuerdo no supone un reparto de los fondos entre las diferentes administraciones, sino la financiación de los proyectos que se consideren estratégicos para cada isla. La distribución de los recursos ha sido el argumento esgrimido por el presidente de la corporación grancanaria para rechazar la fórmula defendida por el Gobierno y el resto de cabildos.