El Gobierno de Canarias y las organizaciones empresariales y sindicales más representativas del archipiélago firmaron ayer la Estrategia Canaria de Activación para el Empleo 2018-2020.

Su principal objetivo es prestar un servicio más personalizado a las personas en situación de desempleo, lograr un empleo más estable y mejorar las condiciones de trabajo.

El presidente Clavijo agradeció a todas las partes que hayan hecho posible esta estrategia, de la que forman parte la educación, la formación, la certificación y el acceso y la estabilidad del empleo.

Desde la CCE se aplaude que estas nuevas medidas se adaptan mejor a la realidad de Canarias.

Por su parte, desde los sindicatos se indica que este acuerdo es fruto del diálogo social que Gobierno, empresarios y sindicatos vienen manteniendo desde hace tiempo y que permite dar un cambio importante a las políticas activas de empleo.

La nueva estrategia llega cuatro años después de que expirara la anterior y se aplicará hasta 2020. El objetivo primordial es paliar el principal problema del mercado de trabajo canario, que está creando 33.000 empleos cada año pero de baja calidad, caracterizados por su temporalidad y por los bajos sueldos.