El Gobierno y los agentes sociales analizan recortar un año la duración máxima de los contratos por obra y servicio para que no puedan extenderse más de tres.

El secretario de Estado, los responsables de los sindicatos UGT y CCOO y las patronales CEOE y Cepyme, se sentarán esta semana en la mesa de calidad en el empleo para hablar de limitar la utilización y la duración de los contratos eventuales e incrementar la indemnización a su término.

Según el borrador de la propuesta de Empleo, la duración del contrato temporal por obra y servicio se reduciría en un año, pasando de los cuatro actuales a tres años (dos más uno).

Seguiría siendo obligatorio convertir en indefinidos a aquellos trabajadores que durante 30 meses hubieran estado contratados 24 meses en total y, para evitar abusos, la negociación colectiva podrá prevenir la utilización abusiva de contratos temporales de distintos trabajadores para desempeñar un mismo puesto.

El contrato temporal deberá estar justificado mediante “una necesidad temporal concreta” y, ante la falta de forma escrita o si continúa fuera del plazo, dichos contratos pasarán a ser indefinidos.