Las regiones ultraperiféricas, entre ellas Canarias, ante su preocupación por el impacto económico que tendría en ellas el Tratado Transatlántico de Comercio e Inversiones (TTIP), harán un frente común para tener garantías de que no les afecte.

El presidente del Gobierno de Canarias, Fernando Clavijo, mostró ayer su preocupación por la discreción con la que negocian Estados Unidos y la Unión Europea este tratado “a espaldas de la ciudadanía”.

El presidente anunció que el Gobierno canario va a elaborar un estudio de impacto económico del tratado.