El ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, insistió ayer en que urge aprobar el real decreto ley de la estiba, incluyendo las propuestas de sindicatos, patronal Anesco y el Gobierno.

La previsión es llevarlo cuanto antes al Consejo de Ministros, ante la inminencia de la sentencia de la UE por incumplimiento, que obligaría al Gobierno a pagar una multa de 134.000 euros diarios.

Sin embargo, el ministro no puede decir si el real decreto se aprobará este viernes, 28 de abril.

De la Serna manifestó que la reforma del sector se va a realizar tras “un proceso larguísimo de diálogo que culminó en una mesa de diálogo social con una mediación que recoge la propuesta de encuentro entre sindicatos, patronal y el Gobierno”.

Representantes sindicales de los estibadores exigieron al ministro “una reforma del sector consensuada”.