La comisión de expertos nombrada por el Gobierno para la reforma de la financiación local ha planteado dos nuevos impuestos para los gobiernos locales: un impuesto sobre estancias turísticas y un recargo sobre la cuota líquida del IRPF estatal.

El primero ayudaría a aquellos municipios que en determinadas épocas del año tienen ofrecen un catálogo de servicios más amplio del que corresponde a su población residente.

El segundo tipo impositivo se aplicaría directamente por los municipios de más de 20.000 habitantes y a través de las diputaciones en el caso de los de menor tamaño. Según los expertos, esto incrementaría la autonomía fiscal de los municipios. Además, proponen supirmir las actuales participaciones territorializadas en el IRPF, IVA e impuestos especiales, integrando sus rendimientos en la Participación en Ingresos del Estado (PIE).