Mi voto tiene un precio. Si no me lo pagan, presento una enmienda a la totalidad a los Presupuestos.

Tengo entendido que los mencionados Presupuestos ascendían a 312.000 millones de euros. Esta cantidad incluye, supuestamente las necesidades de las autonomías, Seguridad Social, pensiones, subsidio de paro, etc.

Este presupuesto merece, según Vd., una enmienda a la totalidad, pero si le dan el precio que vale su voto, lo respalda. ¿Se han preguntado Vds. qué calificativo dan en todas partes del mundo a esta actitud suya, y como es natural en nombre de su partido? No le digo la respuesta.

Pero fíjese Vd., Sr. Quevedo, yo que, como español, me siento muy avergonzado por su actitud, pero yo llegaría incluso aplaudir esa actitud si Vd., que es un representante, pero canario, en la Carrera de San Jerónimo, en la Cámara Baja, le hubiese dicho al Sr.Rajoy, y a todos los diputados de todos los partidos políticos con presencia en las Cortes, que si en el pasado todos los políticos canarios por unanimidad habían solicitado que las Cortes respaldaran al Gobierno, que informaran favorablemente que se nos anularan nuestros fueros, nuestros derechos fiscales históricos, concedidos por los Reyes Católicos, no como privilegios, no, sino para paliar en lo posible los efectos negativos de la lejana situación geográfica, su aislamiento, fraccionamiento, escasísimos recursos naturales, etc.

Yo (Vd.) ahora, siendo conscientes de los errores del pasado, quería solicitar del conjunto de las Cortes que por unanimidad se acordara aprobar el restablecimiento de lo ya perdido y mejorarlo hasta llegar al restablecimiento en su totalidad de todos nuestros fueros, todos nuestros derechos fiscales históricos, para sacarnos de la dramática situación que hemos venido padeciendo. Yo y toda la sociedad lo hubiésemos aplaudido.

Pero, Sr. Quevedo, si yo consideraba reprobable su estilo, hoy tengo que considerarlo mucho más reprobable, pues lo que Vd. ha conseguido es para su voto un valor muy bajo; los ingleses dirían Peanuts.

No entiendo como el Sr. Román anda día tras día alardeando de las grandes cosas obtenidas.

En el pasado, con su desastrosa gestión (la de todos los políticos), aboliendo nuestro artículo 1o del artículo 46 del Estatuto, nos ha encarecido nuestra cesta de la compra y encima burlándose de los principios fundamentales de la Unión Europea, encareciéndola y mermando nuestro poder adquisitivo aun más, con el ilegal Aiem, impuestos que solamente paga Canarias, ninguna otra región en la Unión Europea paga este impuesto. Dicen Vds. que para proteger al sector industrial. Por lo visto, la protección debe ser nula, pues ya son varias grandes empresas las que se han vendido a foráneos, o ¿es que el impuesto tenía como objetivo venderlas?, Interesante pregunta. Podríamos seguir hablando de esto muchísimo más.

El Sr. Clavijo es un equivocado reincidente: ofrece un REF con la fiscalidad más baja de Europa, a nuevos inversores, en Madrid, Barcelona, Estados Unidos.

Este REF da esta fiscalidad por la situación geográfica que soportamos.

Precisamente los mismos razonamientos que llevaron a Tenesor Semidán y a los Reyes Católicos a concedernos nuestros fueros, nuestros derechos fiscales históricos, y qué casualidad Sr. Clavijo que ese 4% de fiscalidad que Vd. ofrece es igual al 80% de bonificación sobre la fiscalidad de Península, el que se garantizó a nuestros antepasados hace más de 500 años.

En una región, a la que se respetó el concierto fiscal, los hogares de dicha región generaron 6.845 euros más que los hogares canarios. Canarias últimamente ha generado 1.201 euros menos que hace 10 años.

Don Román, Sr. Quevedo y el resto de colíticos canarios: no pretendemos que admitan que se han equivocado, ni que pidan perdón, nos conformamos con que aprendan de los errores cometidos.

Queremos aplaudir. Vd., don Román, inicie su gran campaña en el Parlamento canario y Vd., Sr. Quevedo, el diputado en Madrid, para lograr lo que le pertenece a Canarias, informando a toda la Cámara de las razones que son estructurales, que dieron origen a dichos fueros.

Todos estaremos con Vds. Creo que el pacto de Tenesor Semidán y los Reyes Católicos es anterior al concierto fiscal vasco y el convenio de Navarra.

Antonio Rodríguez Suárez.