Nueve Estados miembro de la Unión Europea, entre los que se incluye España, han dirigido una carta al presidente del Consejo donde reclaman la mutualización de la deuda de los países de la UE, los denominados “coronabonos”.

La carta recoge la emergencia que supone la pandemia del Covid-19, calificándola como “un shock sin precedentes que requiere medidas excepcionales para contener la propagación del contagio en el interior y entre los países”.

Los jefes de Gobierno consideran que el instrumento de deuda conjunta es imprescindible para poder financiar los planes de contingencia.