La economía española volvió a registrar una ganancia de competitividad (ITC) frente al conjunto de la Unión Europea (UE) en el segundo trimestre del año, el octavo consecutivo, gracias al retroceso de la inflación frente al leve incremento de los del resto de los socios europeos.

Concretamente, el ITC calculado con precios respecto a los países de la UE disminuyó el 0,1% interanual en el segundo trimestre. Un descenso del índice implica ganancia de competitividad exterior.

Esta mejoría fue resultado de un descenso del 1,1% en el índice de precios relativos de consumo, frente a un incremento del 1% del índice de tipo de cambio.

En relación a la zona del euro, el ITC retrocedió el 1,2% interanual, por una disminución de los precios españoles frente al ligero aumento de los de los países de este grupo.

Sin embargo, España perdió competitividad ante los países de la UE no incluidos en el euro, con un incremento del indicador del 3,2%, por la apreciación del euro.