España redujo el déficit del Estado entre enero y septiembre un 42,2% respecto al año pasado, hasta situarse en 17.028 millones de euros, el 1,46% del PIB.

En estos nueve meses de 2017 los ingresos ascendieron a 133.005 millones de euros, un 5% más, mientras que los gastos se redujeron un 3,9%, hasta los 150.033 millones.

Sin incluir el gasto en intereses, se contabiliza un superávit de 2.558 millones de euros, equivalente al 0,22% del PIB, frente al déficit de 8.460 millones registrado entre enero y septiembre de 2016.

El gasto conjunto hasta agosto de las administraciones públicas se saldó con un déficit de 27.373 millones, sin incluir las ayudas a la banca. Esta cifra es un 27,6% inferior a la de los ocho primeros meses de 2016 y equivale al 2,34% del PIB, cuando el objetivo para el conjunto del ejercicio es del 3,1% del PIB.

Entre enero y agosto, el déficit estatal sumaba un 1,83% del PIB, frente al objetivo anual del 1,1%, y el de los fondos de la Seguridad Social, un 0,6% del PIB, cuando el objetivo anual es del 1,4%.

Las comunidades autónomas registraron un superávit del 0,12% del PIB. Su objetivo para todo el ejercicio es un déficit del 0,6%.

En la ejecución presupuestaria del Estado se dio un incremento de los ingresos tributarios del 6,7%, mientras que los recursos por cotizaciones sociales se reducen un 2,7%. Los gastos del Estado se redujeron un 3,9% entre enero y septiembre.