El ministro de Economía, Luis de Guindos, anunció que el Gobierno ha rebajado las previsiones de crecimiento económico del país al 2,7% para este año y al 2,4% para el próximo.

Estas nuevas cifras responden a la desaceleración global, al compararlas con las del cuadro macroeconómico previo del Gobierno español, que contaba con un crecimiento del 3% para este año y del 2,9% para 2017.

Los nuevos cálculos se acercan a las previsiones del FMI, que cifró el crecimiento en el 2,6% para este año y en el 2,3% para el próximo.

De Guindos dijo que «de las grandes economías de los países avanzados, España es la que más crece, y en estos dos ejercicios puede crear cerca de 900.000 puestos de trabajo”.

El FMI redujo las previsiones mundiales para este año dos décimas, hasta el 3,2%, en respuesta a la ralentización de China y el menor crecimiento de lo esperado en economías como EEUU.