El informe España es el segundo país europeo, por detrás de Polonia, con mayor número de contratos temporales, a tiempo parcial o a través de agencia.

Así lo revela el informe El empleo atípico en el mundo: retos y perspectivas publicado ayer por la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y que analiza las formas de empleo que difieren del contrato fijo e indefinido al cien por cien de carga horaria.

En España se pueden encontrar todas las formas de empleo atípicas: temporal, a tiempo parcial, temporal a través de agencia, subcontratación, trabajo por cuenta propia dependiente y otras.

La categoría de tiempo parcial es la más destacada, existiendo desde hace más de treinta años, cuando se desreguló el mercado laboral y se comenzó a usar de forma desproporcionada.

Los trabajos temporales afectan especialmente a los trabajadores jóvenes. Ante esta situación, el estudio propone que los trabajos temporales se usen para reemplazar a empleados enfermos, o en licencia de maternidad, o bajas puntuales voluntarias, «no para hacer tareas permanentes en el seno de la empresa».

Asimismo, se sugiere que para evitar abusos de forma general en todos los países se debería legislar de manera que no haya diferencias ni para trabajador ni empresario entre los trabajos temporales e indefinidos.