Un estudio entre 21 países de la OCDE sitúa a España como el más perjudicado por la pandemia en cuanto a ingresos disponibles por persona.

El PIB per cápita español cayó un 5,6% interanual entre enero y marzo. El ingreso disponible por habitante bajó un 3,3% en los tres primeros meses del año.

En el conjunto de la OCDE el PIB per cápita bajó de media un 2% en el primer trimestre, pero los ingresos disponibles por habitante crecieron un 0,1%. Según el informe, las medidas de apoyo de los gobiernos mitigaron el efecto y compensaron la caída de la actividad.

Estados Unidos fue el único país donde aumentaron los ingresos disponibles de los hogares, ya que la incidencia del virus en el primer trimestre fue menor.

En cuanto al empleo, la OCDE pronostica que España es uno de los 37 países que conforman la organización con peores perspectivas por la crisis sanitaria. Según el organismo, el paro rozará el 20% a finales de año y podría llegar hasta el 21,9% en 2021 en caso de que se produjera una segunda ola.