El informe ¿Cómo va la vida?, elaborado por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), destaca las desigualdades regionales que existen en España en cuanto a ingresos y empleo.

Por ejemplo, el ingreso familiar en el País Vasco casi duplica al de Canarias y Extremadura. La OCDE constata en 2015 que la brecha entre los más ricos y los más pobres en España es muy grande. La población que se sitúa en la franja del 20% superior en la escala de ingresos gana hasta seis veces más que aquellos ciudadanos que se encuentran en el 20% inferior.

En cuanto al empleo, el 58% de las personas de entre 15 y 64 años tiene un empleo remunerado, seis puntos porcentuales por debajo de la media del resto de países. Además, trabajan menos horas al año: 1.690 frente a las 1.771 de media.