La economía española mantiene un crecimiento positivo y resiste mejor que otros países de la eurozona una ralentización mayor de lo previsto inicialmente.

Así lo indica la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), que ha rebajado casi a la mitad su pronóstico de crecimiento para la zona euro.

En noviembre, la OCDE situó en el 2,2% su previsión de crecimiento del PIB de España en 2019. Para 2020 anticipa una expansión del 1,9%. El pronóstico para la eurozona es del 1% este año y 1,2% el próximo.