La Seguridad Social abonó ayer el último pago de la prestación extraordinaria a 1,46 millones de autónomos, con un desembolso de 1.138 millones de euros.

La prestación extraordinaria fue aprobada en marzo para los trabajadores autónomos que se vieron obligados a parar su actividad por el estado de alarma, o para los que pudieron continuar pero perdieron el 75% de la facturación.

Hasta hoy, la Seguridad Social ha destinado 3.708 millones de euros al pago de las ayudas. Cada beneficiario ha percibido de media 723,59 euros al mes.

La prestación ha cubierto a 1,46 millones de autónomos en este tiempo, el 45,52% de los que estaban de alta de media en mayo.

Se puede solicitar hasta finales de julio, pero las condiciones que regían hasta ahora cambian a partir de hoy.

Las nuevas ayudas que sustituyen a la prestación extraordinaria consisten en la reducción de las cotizaciones sociales durante los próximos tres meses para los autónomos que han percibido la prestación, la compatibilidad de la actividad con el acceso a la prestación ordinaria por cese de actividad y una prestación especial para los trabajadores de temporada de cuatro meses de duración.

No tendrán que pagar cuotas en julio y tendrán una exoneración del 50% en agosto y del 25% en septiembre.