El decreto ley que sube este año las pensiones también obliga a empresas, universidades e instituciones a incorporar en el régimen general de la Seguridad Social a los estudiantes en prácticas no laborales.

La Conferencia de Rectores CRUE entiende que puede disminuir su oferta y ha pedido al Gobierno que abra una mesa de diálogo con las universidades para abordar los cambios.

La CRUE celebra el reconocimiento del valor de las prácticas académicas y que computen a los estudiantes como período de cotización a la Seguridad Social, pero advierte de que pueden suponer una disminución de la oferta, crear dificultades económicas para las universidades y sembrar incertidumbre.