Ante la pasividad y falta de control que la patronal extrahotelera denuncia por parte del Gobierno de Canarias para erradicar el alquiler ilegal de apartamentos en el Sur, los empresarios optarán por contratar detectives privados y presentar sus denuncias en los juzgados.

Según el presidente de la Asociación de Empresarios de Bungalós y Apartamentos Turísticos (Aebat), Luis Bravo de Laguna, el verdadero problema que pretende solucionar el nuevo planeamiento urbanístico de San Bartolomé de Tirajana, es el alquiler ilegal turístico, en el que están implicados unos 200 complejos de apartamentos. “La ley no castigará a los residentes, sino a los infractores que captan clientes sin la debida autorización del Patronato de Turismo del Cabildo”, señala Bravo.

Esta actividad clandestina ha aumentado en los últimos años en la zona sur de la Isla y, ante la falta de control del Gobierno, a partir del próximo mes, los empresarios contratarán detectives privados que persigan dicha irregularidad.

Los detectives rastrearán complejos que muestren indicios de actividad ilegal. Tras la elaboración del informe correspondiente, la Aebat decidirá denunciar la infracción vía penal, civil o mercantil. «Será un método mucho más efectivo y rápido” que el que ha establecido el Gobierno de Canarias hasta ahora, defiende Bravo.

Las multas que la Administración impone a los infractores por intrusismo en alojamiento turístico superan los 30.000 euros.