La Consejería de Empleo del Gobierno de Canarias dará una segunda oportunidad a los jóvenes que dejen sus estudios. Orientadores laborales del departamento llamarán uno a uno a estos exalumnos para proponerles aprender idiomas, así como competencias digitales básicas y avanzadas para lograr una cualificación y obtener un puesto de trabajo.

En este programa experimental colaborará el área de Educación, que suministrará los datos del abandono, cifra que en 2018 alcanzó el 20,9% de los alumnos de 18 a 24 años, un 3,4% más que en 2017. Los jóvenes constituyen el 50% de los desempleados que existen en las Islas.

Inicialmente se invertirá una cantidad de 150.000 euros para esta iniciativa de los 42 millones con los que cuenta el Plan Integral de Empleo. El objetivo principal es ubicar a estos jóvenes en los programas con los que ya cuenta el Servicio Canario de Empleo.

Dentro del PIEC también habrá una partida para que los orientadores laborales acudan a los centros integrados de Formación Profesional con el fin de ofrecer todas las alternativas disponibles para seguir adelante con los estudios.