La Consejería de Empleo ha presentado un plan de empleo para la educación superior con el objetivo de reducir el alto índice de desempleo de los jóvenes con cualificación de Canarias.

La iniciativa, que cuenta con un presupuesto de 3,1 millones de euros, contempla incentivos a los empresarios que contraten a menores de 30 años con titulación, además de un paquete de ayudas para formación y movilidad regional, bonos para favorecer el emprendimiento y una línea de asesoramiento a empresarios.

La primera línea de actuación es la contratación de jóvenes con formación pero sin experiencia. Estará dotada con 1,2 millones y tendrá como prioridad lograr la inserción de 600 egresados en el mercado laboral durante 6 meses. Para favorecer la movilidad regional se destinarán 105.000 euros repartidos en ayudas de 350 euros al mes durante un máximo de seis.

El plan contempla hasta 50 ayudas para que jóvenes cualificados puedan insertarse en empresas localizadas en islas no capitalinas.

Además, se proporcionarán bonos para las necesidades formativas de las empresas. Cada alumno podrá optar a un máximo de dos bonos de 200 euros cada uno para costearse cursos de competencias específicas.

El plan también contempla una partida para el emprendimiento. Cada ayuda será de 500 euros, pero los beneficiarios podrán optar a más de un bono de estas características. Tanto jóvenes como empresarios recibirán asesoramiento.