La Alianza para la Excelencia Turística (Exceltur), prevé que 2018 será un buen año para el turismo en España, con un crecimiento del 3,3%, pero perdiendo intensidad respecto al 4,4% de 2017 y los registros de los años anteriores.

Canarias será, junto a Baleares y los destinos del Mediterráneo, una de las regiones que más notará la desaceleración del sector turístico por dos razones fundamentales: la recuperación de los mercados competidores y los elevados grados de ocupación alcanzados en 2017.

Otras condicionantes son el debilitamiento del consumo turístico de los británicos por el brexit, la incertidumbre política de Cataluña y los efectos adversos del crecimiento descontrolado de las viviendas turísticas.

Los empresarios canarios mantienen buenas perspectivas pero inferiores al año anterior. Según la Encuesta de Clima Turístico de Exceltur, el 87% prevé un aumento de las ventas este año, mientras que un 13% espera decrecer.

Según Exceltur, los destinos urbanos como Madrid, serán los que mejor evolución tengan este año.

La renta disponible de los hogares españoles en viajes disminuirá por el agotamiento de los estímulos fiscales y la menor creación de empleo, además de la subida del petróleo.