Las previsiones de la Administración turística autonómica, de la patronal hotelera y de las agencias de viajes apuntan a que Canarias tendrá en la temporada de verano (mayo-octubre) un crecimiento de la demanda del turismo peninsular.

Tras años de retroceso, la clave de la recuperación del turismo español estará en los vuelos programados. Entre el verano de 2010 y el del 2014, se han perdido 260.097 turistas peninsulares, lo que supone una caída del 22%.

Estas optimistas previsiones se basan en el incremento de oferta de plazas aéreas entre la Península y el Archipiélago por parte de las compañías, que a cierre de febrero ya superaban en un 5,7% la oferta del verano pasado.

Sin embargo, existen datos negativos, como el mercado nórdico, cuya devaluada moneda ha hecho que Canarias se vuelva más cara para sus bolsillos, así como la competencia del Caribe, que se verá beneficiado por vuelos más baratos como consecuencia de la caída del petróleo.

Entre lo positivo, destaca la fortaleza de la libra, la recuperación del turismo francés y el incremento de la oferta de plazas de avión con la Península.

De cumplirse las previsiones de la patronal hostelera, Canarias superaría el millón de turistas peninsulares este próximo verano.