El turismo cerró el ejercicio 2015 con un repunte del 3,7% en su actividad y con 1,4 millones de afiliados a la Seguridad Social, volviendo a tirar de la recuperación económica y de la creación de empleo.

La actividad turística finalizó el año medio punto por encima del crecimiento del conjunto de la economía española, tras generar 124.000 millones de euros, el 11,7% del PIB español. Además generó 73.343 nuevos puestos de trabajo, un 5,5% más que en 2014.

El sector cree que el crecimiento se prolongará este año, aunque a menor ritmo, y volverá a crear empleo de forma intensa.

Se prevé un crecimiento del 3,4% del PIB turístico en 2016, aunque se advierte de que podría ralentizarse hasta un 2,7% por el efecto negativo del retraso en la formación de un nuevo gobierno. Estas siete décimas de diferencia equivalen a 900 millones de euros menos.

La buena evolución del sector ha sido impulsada en 2015 tanto por la llegada de turistas extranjeros como por la recuperación de la demanda española, con incrementos superiores al 5%.

Además, los destinos españoles se beneficiaron de la inestabilidad geopolítica en algunos de sus principales países competidores como Túnez, Egipto y Turquía.