El sector del tomate en Canarias prevé mantener la facturación y superficie, tras unos años de crisis que han acabado con el 60% de las empresas, pasando de 40 a 15, y recortado el empleo casi un 70% (20.000 puestos menos).

Por primera vez los tomateros miran al futuro con optimismo. En la actual zafra 2015-2016 se han producido seis millones de kilos más gracias a las altas temperaturas y se prevé seguir con esta tendencia.

Así, las previsiones apuntan a la exportación durante esta esta zafra de casi 100.000 toneladas de tomate frente a las 60.000 de la anterior campaña.

De esta manera se compensará la caída de los precios sufrida en esta primera parte de la campaña y que responde a la buena producción que se ha dado en la Península y la competencia de Marruecos.

Para la segunda fase de la zafra se confía en un alza de los precios.

Será el primer ejercicio en el que se mantendrá el nivel de superficie y la facturación, tras los años de crisis, en los que el sector ha tocado fondo.