El mercado inmobiliario de Canarias ha entrado en una nueva fase expansiva gracias a la fuerte demanda inversora. Durante los dos primeros meses de este año se vendieron en Canarias 3.322 viviendas.

La cifra es un 0,3% inferior al pasado año (3.334), pero el motivo no es la bajada de la demanda sino la falta de oferta. Canarias no dispone de viviendas nuevas suficientes.

La demanda actual proviene en gran parte de inversores que buscan viviendas para alquiler turístico y como refugio a sus ahorros. Se busca, sobre todo, el centro de las ciudades y las zonas próximas a la playa. El stock de vivienda nueva actual se localiza en la periferia.

Son las viviendas usadas las que mantienen el mercado, con un alza del 6,6%, y 2.689 unidades vendidas.

Esa falta de viviendas céntricas ha disparado nuevos proyectos de construcción en los últimos meses. En enero de este año se han registrado 93 proyectos de edificios, un 244% más que en el mismo mes del año pasado.