La recuperación de las ventas en el sector del automóvil ha repercutido en el empleo. Entre 2013 y 2017 los concesionarios de las islas han generado 2.600 empleos, un repunte del 57%. El sector emplea hoy a casi 7.000 personas frente a las 4.454 de hace cuatro años. Es la misma cifra de ocupados que había antes del estallido de la crisis.

En los últimos cuatro años las matriculaciones han pasado de las 37.924 de 2013, su nivel más bajo, a 83.106 el pasado año. El alza de ventas ha sido de un 119%.

Solo en el último año, el empleo ha crecido en 856 personas, un 14%, mientras que las ventas de vehículos lo hicieron un 8,4%.

En el conjunto del Estado, los concesionarios emplean actualmente a 162.434 personas, un 24% más en cuatro años, con 8.506 nuevos puestos en 2017. Las previsiones apuntan a que el sector siga creando empleo en los próximos años.