El tirón del turismo y su desigual peso en la estructura económica de cada una de las Islas está desequilibrando el reparto de la riqueza en Canarias.

Los lanzaroteños son los ciudadanos canarios con mayor nivel de renta del Archipiélago, con un Valor Añadido Bruto (VAB) per cápita de 20.200 euros, una cifra al mismo nivel que la media nacional y por encima del conjunto de Canarias, donde se sitúa en los 17.200 euros.

Tenerife es la segunda isla con mayor nivel de renta anual del Archipiélago, con 17.500 euros por habitante. Fuerteventura, con 17.400 euros por habitante, ocupa la tercera posición.

A continuación se sitúa Gran Canaria, con una renta por habitante de 16.700 euros, seguido de La Gomera, con 16.300 euros; La Palma, con 14.900; y a la cola, El Hierro, con 13.100 euros. Esta isla se encuentra en una difícil situación económica que ha llevado al Parlamento de Canarias a aprobar un plan de actuación especial. Según refleja el VAB per cápita, fue en 2010, coincidiendo con la reactivación volcánica en la Isla, cuando comenzó la caída de la renta de sus habitantes. Hasta entonces sus niveles eran similares a los de La Gomera y La Palma.

Distintas fuentes abogan por que el Gobierno de Canarias tome medidas que contengan esta desigualdad que genera en un mismo archipiélago ciudadanos de primera, segunda y tercera.