La Autoridad Portuaria aplicará una rebaja a tres de las principales tasas que se cobran en el puerto, a buques, mercancías y pasajeros, tal y como exigían los empresarios. El objetivo es ganar competitividad y atraer nuevos clientes y tráficos.

El Puerto cerró 2018 con unos beneficios superiores a 30 millones de euros, lo que ha convencido a su presidente para aplicar estos descuentos sin perjuicio de inversiones en infraestructura que deben acometerse a corto plazo.

La rebaja propuesta pasa por reducir el coeficiente de la tasa de buques de un 1,15% a un 1%; la de mercancías del 1,30% al 1,05%, y la de pasajeros, del 1,30% al 1,1%. La previsión es que los ingresos portuarios, que el año pasado ascendieron a 77,6 millones de euros con estas tres tasas, se reduzcan en nueve millones.

El próximo lunes se trasladará la propuesta a Puertos del Estado. Si se aprueba, la medida será efectiva en 2020.