Según el documento elaborado por el Gobierno de Canarias, las parcelas de uso residencial de Playa del Inglés pasan a considerarse, con la nueva normativa, como “alojamiento temporal no turístico». Los propietarios de apartamentos en estas urbanizaciones solo podrán utilizarlos como segunda residencia.

El nuevo planeamiento pretende controlar la residencialización de la urbanización para destinar los complejos a la explotación turística. La zona cuenta con 7.067 habitantes empadronados.

Esta nueva denominación de “alojamiento temporal no turístico” introducida por el nuevo Plan, afecta también al Campo Internacional y a Meloneras, obligando a los propietarios de la zona a utilizar sus parcelas solo como segunda residencia en vez de como vivienda permanente. En cambio, en Las Burras se permite el uso mixto del suelo y en la franja del Oasis de Maspalomas se  establece estrictamente el uso turístico.

Estas determinaciones se aplicarán a los complejos ya existentes, las nuevas edificaciones tendrán exclusivamente un fin turístico.