El nuevo plan de ordenación urbanística de San Bartolomé de Tirajana autoriza la construcción de 4.900 nuevas camas en la futura urbanización Costa Afortunada en Tarajalillo, rebajando en 1.764 plazas la capacidad alojativa proyectada en un primer momento.

El documento elaborado por Gesplan descarta por ahora cualquier oferta alojativa asociada a los equipamientos turísticos. De autorizarse en un futuro, la oferta deberá tener una categoría mínima de cuatro estrellas o proceder de la sustitución de camas obsoletas en otras urbanizaciones turísticas.

Los nuevos hoteles que se levanten en Tarajalillo deberán tener “un impacto mínimo sobre el paisaje», según este plan.

La normativa impone una densidad de 60 metros por cama en lugar de los 50 que se había fijado en esta zona, por lo que se reduce en 1.767 plazas turísticas la capacidad alojativa de Costa Afortunada.

Esta edificación supone una inversión de unos 1.600 millones de euros.