El PIB creció un 3,1% en tasa interanual en el segundo trimestre del año, cuatro décimas más que en el trimestre anterior. El crecimiento de la economía española regresa así a niveles previos a la crisis.

Este incremento es consecuencia de una mayor aportación de la demanda nacional y de una menor aportación negativa de la demanda externa.

El PIB encadena 8 trimestres de avances, mientras que la tasa interanual acumula 7 trimestres positivos.

El consumo de los hogares aumentó en el segundo trimestre del año un 1%, tres décimas más que en el trimestre anterior, acumulando nueve trimestres consecutivos en positivo. Por contra, las administraciones públicas redujeron su gasto en consumo pasando de una tasa del 1,7% en el primer trimestre a un crecimiento del 0,4% en el segundo.

La formación bruta de capital fijo se incrementó un 2% respecto al trimestre anterior gracias a la inversión en bienes de equipo.

La inversión en construcción se desaceleró dos décimas, desde el 1,6% del primer trimestre al 1,4%.

En el segundo trimestre del año, las exportaciones aumentaron un 1,6%, frente al 0,4% del trimestre anterior, mientras que las importaciones avanzaron un 2,3%.