La economía española sufrió un bajón del 17,8% en el segundo trimestre del año respecto al anterior. Los efectos de la pandemia y los confinamientos han provocado la mayor caída desde la Guerra Civil.

En términos interanuales, la caída del PIB es del 21,5%.

Además, España entra en recesión por vez primera desde 2014.

Solo el sector primario creció entre abril y junio, un 3,6%, así como las actividades financieras y seguros, con una subida del 0,9%.

La mayor caída la sufrieron comercio, transporte y hostelería (-39,6%).

La industria descendió un 19,5%, la construcción, un 21,9% y los servicios, un 18,3%.

El consumo de los hogares retrocedió el 20,4%, y la inversión un 21,5%.

Las exportaciones bajaron un 33,4% y las importaciones un 29,5%.