El parque móvil español es el más maduro de los principales mercados europeos, con 11,4 años de antigüedad, elevando la media los que circulan por Canarias, hasta los 12,7 años.

El fenómeno se explica por la situación económica del país durante los últimos años, particularmente la de las Islas.

Los empresarios opinan que esto supone un riesgo en seguridad y un aumento de las emisiones a la atmósfera.

La explicación a la mayor edad de los vehículos de las vías canarias radica en el paro estructural de las Islas. Solo Andalucía presenta unas cifras peores. La menor renta disponible obliga a aplazar la compra de un coche nuevo. Ni siquiera las prórrogas del plan PIVE consiguen mejorar las cifras lo suficiente, si bien es cierto que sin estas subvenciones los datos habrían sido peores.

El año pasado la venta de vehículos creció un 30% y para este se espera un 22%, datos que muestran algo de esperanza.