La crisis derivada de la pandemia ha disparado el paro de larga duración en Canarias. Las personas que llevan más de un año buscando empleo han crecido en 37.659 en el último año, un 35% más, según los datos del Observatorio de Empleo del Gobierno de Canarias (Obecan).

A final de agosto había 147.405 parados de este tipo en las Islas. Representan el 63% del total de desocupados.

Además, 134.184 desempleados no tenían ningún ingreso, el 57% del total.

Los sindicatos explican que la prioridad actual de las empresas es sacar a sus trabajadores del ERTE, donde aún quedan 36.405 personas. El paro de larga duración descenderá cuando vuelvan al trabajo estos empleados.