El gobierno municipal prepara una rebaja fiscal en forma de subvención al Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) que afectará a unas 20.000 familias.

La medida, a incluir en el presupuesto de 2016 del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, se aplicaría como una subvención o ayuda en función de los niveles de renta declarada o de la situación de necesidad social que declaren los contribuyentes, si bien la fórmula final aún está sin decidir.

Las tres formaciones que integran el gobierno municipal, PSOE, LPGC Puede y NC, están de acuerdo en contemplar bonificaciones que alivien la presión sobre los barrios con mayor incidencia de paro. Una de esas medidas afectará al recibo de la contribución urbana, que se sumará a las ayudas en el recibo del agua, donde se aplicarán criterios similares para favorecer a las familias con rentas más bajas.