El consejero de Economía, Pedro Ortega, considera que la reforma del REF, que atenderá los costes adicionales derivados de la doble insularidad de las islas no capitalinas, “incidirá positivamente en la atracción de inversiones” para las islas periféricas.

Las exigencias para Canarias se reducen al acceder a las subvenciones otorgadas por los incentivos económicos regionales, con una rebaja mayor para las islas no capitalinas. “Se trata de un potente instrumento estatal para apoyar inversiones turísticas e industriales, a fin de corregir los desequilibrios económicos interterritoriales en España”, indicó Ortega.