El nuevo presidente de la ZEC, Antonio Olivera, tomó ayer posesión de su cargo, tras ser nombrado el pasado mes.

Olivera indicó que uno de sus objetivos es analizar las razones del desequilibrio de los últimos años entre Gran Canaria y Tenerife, ya que ésta última ha recibido más autorizaciones para establecer sus empresas.

La Confederación Canaria de Empresarios (CCE) indicó que el empresariado de Gran Canaria estará atento para corregir el actual desequilibrio de la ZEC, que en los últimos tres años se ha traducido en que el 80% de la inversión y de los proyectos se haya ido para Tenerife.

Desde la CCE se aplauden las intenciones del nuevo presidente del consorcio, que ha ya convocado una reunión la próxima semana para intentar buscar soluciones. También hay autocrítica, pues las administraciones y organizaciones empresariales tienen parte de culpa a la hora de comercializar la isla, según indica el presidente de la CCE.