Ayer se aprobó el PIVE 8 de ayudas a la compra de vehículos eficientes, cuyas novedades son una mayor dotación presupuestaria, de 225 millones, y una rebaja de 500 euros del descuento que se queda en 1.500 euros. Éstos serán aportados, a partes iguales, por el Ministerio de Industria, Energía y Turismo y por la marca o punto de venta.

Si se mantiene la ayuda de 3.000 euros para la compra de vehículos por familias numerosas y discapacitados de movilidad reducida que necesiten un coche adaptado.

Se mantiene la obligación de que el beneficiario tenga la titularidad del vehículo a achatarrar (de diez años o más para los turismos y de siete para los comerciales) al menos durante el año anterior a la solicitud de la ayuda, que deberá contar con la ITV vigente.

Los automóviles acogidos a las ayudas deberán ser nuevos y podrán ser convencionales, híbridos, híbridos enchufables y eléctricos de autonomía extendida.

El precio de adquisición no podrá superar los 25.000 euros (sin IGIC), excepto vehículos de más de cinco plazas o para discapacitados que asciende a 30.000 euros.