El nuevo Plan Integral de Empleo de Canarias (PIEC), firmado ayer por la ministra de Trabajo y el presidente del Gobierno autonómico, reconoce la necesidad de compensar el coste de la lejanía e insularidad del Archipiélago.

El nuevo PIEC tiene una partida de 42 millones en los Presupuestos de 2017, después de tres años sin dotación estatal.

En el convenio se reconocen desventajas como la lejanía e insularidad, el aislamiento, la escasez de recursos naturales, la limitación de la superficie, la orografía y la fragilidad ambiental.

Otra diferencia es que el convenio anterior establecía planes de trabajo social con una duración máxima de seis meses, impidiendo a los beneficiados cotizar y acceder a la prestación por desempleo, mientras que el nuevo PIEC permitirá acordar con los ayuntamientos planes de 6, 9 ó 12 meses, en función de sus necesidades.

En estos planes tendrán prioridad los parados de larga duración, las personas con menor formación, emprendedores productivos y jóvenes.

La vigencia del convenio es hasta final de año, pero Canarias podrá gastar a lo largo del año que viene los fondos que no dé tiempo a ejecutar durante 2017.