Richard Branson, dueño del emporio empresarial Virgin y una de las mayores fortunas del planeta, centra su atención en Gran Canaria.

Branson piensa visitar Gran Canaria antes de que finalice el año, gracias a las gestiones realizadas desde el Cabildo de Gran Canaria, que ha contactado con Branson a través de la coordinadora de Relaciones Externas de la corporación insular.

En un encuentro mantenido la semana pasada, se trasladó a Branson el interés por contar con su presencia en Gran Canaria, y se le entregó información sobre la Isla y analizó posibilidades de colaboración.

El dueño de Virgin quiere conocer Gran Canaria y explorar esas posibilidades de colaboración, tanto en el plano inversor como para incorporar esa y las restantes islas a su proyecto en defensa de las energías renovables. El empresario se ha convertido, con el proyecto Carbon Room, en valedor de las energías limpias y aboga, en una primera fase, por convertir las islas en espacios libres del consumo de carbón y el petróleo como fuentes energéticas.

Según Branson, la apuesta por las energías renovables se fundamenta no solo en razones medioambientales, sino también en económicas. Por ello, anima a los gobiernos, y en especial a las autoridades de territorios insulares, a fijar la frontera del año 2020 o 2022 para conseguir que no se necesite más la importación de derivados del petróleo o del carbón como fuente energética. «Si eso se lleva a cabo, estarás ahorrando a tu país muchos millones y ese dinero se podrá destinar a la educación y a otros fines».