El ritmo de reservas turísticas se ha reducido a la mitad en Canarias por el temor al contagio del coronavirus.

El sector no cree que se recupere el ritmo normal antes del verano, aunque se espera que las campañas informativas de la Consejería de Turismo puedan reducir el efecto negativo.

Los empresarios instan a seguir trabajando para recalcar la seguridad del destino y el diagnóstico leve de la enfermedad, ante el clima de alarma desmedido que se ha creado.

La crisis del coronavirus ha obligado a la Consejería de Turismo a reorientar la promoción del destino y priorizar las campañas dirigidas a enviar un mensaje de seguridad y tranquilidad.