Canarias ya ha perdido a sus dos principales mercados emisores de turistas, Alemania y Reino Unido. Las empresas hoteleras ya empiezan a cerrar establecimientos.

Las recomendaciones de estos y otros países para que sus ciudadanos no viajen a las islas por su tasa de contagios, ha provocado que el mercado turístico se haya reducido al 12% de su capacidad.

Este insignificante mercado potencial ahoga al principal motor económico del Archipiélago, que encara el inicio de la temporada de invierno con escasas perspectivas.

Según los datos de Promotur, Reino Unido, Alemania y los Países Bajos, los tres principales clientes de las islas sin contar la Península, trajeron el año pasado más de 7,2 millones de visitantes, el 54,4% del total. Los tres países han incluido a Canarias entre las zonas de riesgo.

Pero la lista no acaba ahí. Diez de los 16 principales mercados han vetado a las islas.