El mercado inmobiliario de Canarias se recupera de forma muy lenta. En los primeros cuatro meses del año se vendieron 6.414 viviendas, 534 más que en el mismo período de 2014 (+ 9%). El alza sólo se produjo en enero, en el resto de los meses las ventas bajaron.

Los cambios fiscales aplicados desde enero sobre el IRPF intensificaron las operaciones de compraventa en diciembre casi un 60%. En total se vendieron 2.162 viviendas.

El último dato correspondiente a abril muestra una caída del 3% en las operaciones. Ese mes se vendieron 1.578 frente a las 1.627 de abril de 2014.

El secretario de la asociación de inmobiliarias de Canarias, José Saavedra, explica que el mercado se mantendrá estable en los próximos ocho y diez años, con crecimientos de entre un 4% o un 5%.

En cuanto a las características de las viviendas vendidas en el cuatrimestre, tres de cada cuatro fueron usadas. Sus ventas crecen un 58%, hasta las 4.659.

La salida del stock y la ausencia de nueva producción ha supuesto una caída de la vivienda nueva de un 40%, hasta las 1.755.

Por provincias, el 55% de las viviendas se vendió en Las Palmas, donde se colocaron 3.509 casas, un 15% más, frente a las 2.905 de Santa Cruz de Tenerife, donde el alza fue del 2,5%. El grueso de las ventas fue de vivienda libre.