Un total de 15.792 viviendas se vendieron en Canarias en los primeros ocho meses de este año. La cifra supone un saldo medio mensual de unas 2.000 viviendas, por encima de las 1.242 de 2012, los peores registros del sector tras el estallido de la burbuja.

Desde 2013, cuando comenzó el crecimiento, el alza acumulada es del 44%. En los dos últimos años ha habido subidas por encima del 10%.

Las ventas actuales siguen lejos de las cifras de 2007 y los expertos estiman que nunca volverán a alcanzarse aquellos niveles.

En los primeros ocho meses de 2007 se habían realizado 23.506 ventas, un saldo medio mensual de 3.000 viviendas, 1.000 más que ahora.

La provincia de Las Palmas acumula mayor número de operaciones. Se han vendido entre enero y agosto de este año 8.062 viviendas; en 2007, las operaciones realizadas en el período ascendían a 9.610. La diferencia es de un 16%.

En Santa Cruz de Tenerife en lo que llevamos de año se han realizado 7.730 operaciones. En igual período de 2016 las ventas sumaban 13.896. En diez años la diferencia está en un 50%.

Las ventas en 2017 se sustentan en la vivienda usada. Un 80% de las operaciones se hicieron sobre pisos de segunda mano, 12.642 en total. Las ventas de vivienda nueva sumaron 3.150.